Comienza en Glasgow la COP26, con el objetivo de limitar el calentamiento global a 1,5 ºC


Ayer comenzó en la capital de Escocia, Glasgow (Reino Unido) la COP26, es decir una ronda de conversaciones mundiales sobre el clima hasta el 12 de noviembre de 2021 en la que miles de delegados gubernamentales y representantes de la sociedad civil, las empresas y los medios de comunicación se reúnen para impulsar la acción por el clima.

En el discurso de apertura la Secretaria Ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), Patricia Espinosa, dijo entre otras cosas que: Nos encontramos en un momento crucial de la historia. La humanidad se enfrenta a varias opciones duras pero claras.

O bien optamos por lograr una reducción rápida y a gran escala de las emisiones para mantener el objetivo de limitar el calentamiento global a 1,5 ºC, o bien aceptamos que la humanidad se enfrenta a un futuro sombrío en este planeta.

O bien optamos por impulsar los esfuerzos de adaptación para hacer frente a los desastres climáticos extremos actuales y crear resiliencia para hacer frente a los impactos futuros, o aceptamos que más personas morirán, más familias sufrirán y más daños económicos se producirán.

O bien reconocemos que seguir como hasta ahora no merece el precio devastador que estamos pagando y hacemos la transición necesaria hacia un futuro más sostenible, o aceptamos que estamos invirtiendo en nuestra propia extinción.”

Y añadió: “El Acuerdo de París es un pacto de esperanza con la humanidad. Tiene todo lo que necesitamos para alcanzar nuestros objetivos climáticos. Pero para desplegar todo su potencial necesitamos una aplicación plena.

Para conseguirlo, las Partes deben finalizar los trabajos pendientes en el marco del Acuerdo que han quedado inconclusos durante demasiado tiempo.

Cada día que pasa sin poder aplicar el Acuerdo de París en su totalidad es un día perdido, cuya acumulación tiene repercusiones en el mundo real para las personas de todo el mundo, especialmente las más vulnerables.

Hago un llamamiento a las Partes para que completen el trabajo necesario aquí, en la COP26, que nos hará avanzar hacia la plena aplicación.

El éxito es posible porque ya conocemos el camino de las soluciones.

El informe de síntesis de la ONU sobre el cambio climático, recientemente actualizado, muestra que las emisiones siguen aumentando. Esa es la mala noticia.

La buena noticia es que también mostró que para aquellos países que proporcionan contribuciones determinadas a nivel nacional nuevas y actualizada, se prevé que las emisiones disminuyan para 2030.

Pero necesitamos aún más ambición y que todos los países se sumen, especialmente los mayores emisores del G20, responsables de alrededor del 80 % de las emisiones mundiales.

También necesitamos que se preste apoyo a los países en desarrollo, otra de las piedras angulares del Acuerdo de París. Con un apoyo adecuado, las reducciones de emisiones pueden ser potencialmente mayores.

Esto está relacionado con el compromiso de movilizar 100.000 millones de dólares de los países desarrollados a los países en desarrollo.

El plan de entrega anunciado la semana pasada debe considerarse un comienzo, no el final. Es importante seguir con más detalles y acciones concretas.

Pero seamos claros: sin el apoyo necesario no podremos emprender las transformaciones necesarias para alcanzar el objetivo de 1,5 grados”

Finalizó haciendo un “llamamiento a todas las Partes para que recuperen el espíritu de multilateralismo que dio lugar a la adopción del Acuerdo de París y cumplan sus compromisos en virtud del mismo.

El éxito es posible porque tenemos la ciencia.

Los datos son inequívocos: el cambio climático es generalizado, rápido, se está intensificando y ya afecta a todas las regiones de la Tierra, tanto en la tierra como en los océanos.

Pero hay una cifra que destaca por encima de todas las demás. Debemos limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 ºC para finales de siglo. Sin embargo, el IPCC, el Informe de Síntesis de la NDC y el Informe sobre la Brecha de Emisiones nos dicen que no estamos en ese camino.

Hago un llamamiento a todas las Partes para que utilicen la ciencia como base de sus decisiones en la COP26 y actúen en consecuencia.

Los estudios y las estadísticas cuentan una historia, pero debemos mirar más allá de los números para ver las vidas humanas que representan.

He estado en los pequeños estados insulares amenazados por la subida de las aguas. He hablado con escolares que temen por su futuro. He hablado con mujeres que soportan la carga del cambio climático en casa, pero que se ven excluidas de la búsqueda de soluciones en cuanto salen por la puerta. He hablado con jóvenes frustrados por lo que ven como un futuro sombrío.

El mensaje que todos tienen en común es el siguiente: quieren ser incluidos. Y tienen razón.

Si somos sinceros a la hora de calificar el cambio climático como un problema global, la inclusión total debe ser la base sobre la que se construya este proceso.

La COP26 debe garantizar que se tengan en cuenta todas las voces y propuestas. Animo a la participación de los observadores y de otras partes interesadas y pido a las Partes que incorporen sus ideas en los debates de la COP26.

Estemos a la altura del enorme reto de nuestros tiempos, de este momento crucial de la historia, y logremos el éxito no sólo para nuestra generación actual, sino para todas las generaciones venideras.”

 

Con la tecnología de Blogger.