Sobre las prórrogas en la concesión de autopistas de peaje en motivo de la COVID-19


Intervengo hoy en la Comisión de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana para fijar la posición en el debate de una Proposición no de Ley sobre prórrogas en la concesión de autopistas de peaje en motivo de la COVID-19, del Grupo Parlamentario de Esquerra Republicana de Cataluña.

Estas fueron mis palabras: "El grupo parlamentario  de Esquerra Republicana de Cataluña plantea que se inste al Gobierno de España que no se amplíe ni prorrogue en ningún caso las concesiones de las autopistas AP2 y de la AP7  y que no se amplíen , en ningún caso, las tarifas y precios de los peajes de estas mismas autopistas hasta que finalice la concesión  y nosotros estamos de acuerdo con esta petición que, además, viene a coincidir con lo que, gobernando el Partido Popular en el pleno del Congreso del trece de diciembre del 2016, por una mayoría de la cámara de trescientos cuarenta votos  y uno solo voto  en contra ya aprobó en su día porque, realmente, como aquí bien se ha dicho, estas autopistas tienen su plazo de vencimiento de la concesión a punto de concluir. 

Pero la cuestión  de fondo por la que Esquerra trae esta iniciativa a esta casa es porque, como consecuencia del estado de alarma y de  los efectos negativos que la pandemia ha tenido sobre  el conjunto del país, el gobierno, en sucesivos Reales Decretos, primero en el ocho, después en el diecisiete y luego en el veintiséis, ha introducido la posibilidad de que las concesionarias de autopistas puedan solicitar compensaciones para,  lo que se entiende, recuperar el equilibrio económico alterado como consecuencia de estas circunstancias. 

Es muy discutible, realmente, si esta ampliación de la duración inicial que se proponen las normas gubernamentales, hasta un máximo del quince por ciento la modificación de las cláusulas de contenido económico, es una pretensión justa, porque las consecuencias de la pandemia la han vivido absolutamente todos los españoles y muy especialmente, los conductores y usuarios que por las autopistas han dejado de circular como quisieran haberlo hecho porque, simplemente, su actividad económica estaba suspendida, paralizada o limitada. 

Y habrá que preguntarse si es realmente justo y proporcionado  que grandes empresas que obtienen enormes beneficios como consecuencia de los peajes que cobran deban ser solicitantes de  un reequilibrio y, por lo tanto, en la tramitación parlamentaria de esos proyectos de ley habrá que moderar y determinar el alcance de estas normas.

Esta iniciativa se refiere a Cataluña, pero esta problemática es general de todas las autopistas del Estado. En Galicia, por ejemplo, la autopista del Atlántico,  AP9, es una autopista ya con unos peajes muy caros y con unos plazos de concesión excesivamente ampliados  y creemos que hay que mirar las cosas más desde la perspectiva de los usuarios, que desde la perspectiva de las empresas.

No obstante  lo cual, nosotros vamos a apoyar esta iniciativa y estamos de acuerdo en que estudiemos en esta legislatura el modelo de gestión de las carreteras en nuestro país. Deberemos hacerlo intentando procurar el consenso  y el equilibrio entre las diferentes administraciones que se ven implicadas.

Y sí, termino también haciendo la misma reflexión que hacía  el portavoz del Partido Socialista: es bueno que aquellas administraciones autonómicas que tienen titularidad de carreteras, como es el caso también de la Generalitat de Cataluña, que tienen autopistas, reflexionen sobre si es razonable,  en su territorio, subir los peajes de una manera tan alta como se suben  y prorrogar o ampliar los plazos concesionales como en algunas de esas autopistas ha tenido lugar." 

Con la tecnología de Blogger.