El próximo lunes comparece en la Comisión de Asuntos Económicos del Congreso el Gobernador del Banco de España

El próximo lunes se reunirá la Comisión de Asuntos Económicos y Transformación Digital, que tengo el honor de presidir, en la que recibiremos la comparecencia del Gobernador del Banco de España, a iniciativa de los Grupos Parlamentarios Republicano, Popular y Socialista para informar sobre la situación de crisis económica de España generada por la pandemia de la COVID-19. 


El Banco de España es el banco central nacional y, en el marco del Mecanismo Único de Supervisión (MUS), el supervisor del sistema bancario español junto al Banco Central Europeo. Su actividad está regulada por la Ley de Autonomía del Banco de España.


El gobernador dirige el Banco, preside el Consejo de Gobierno y la Comisión Ejecutiva, y representa al Banco legalmente ante aquellas instituciones y organismos internacionales en los que está prevista su participación. Lo nombra el Rey, a propuesta del presidente del Gobierno. Su mandato tiene una duración de seis años, sin posible renovación. El actual gobernador del Banco de España es Pablo Hernández de Cos.

La situación de emergencia de salud pública creada por la propagación de la COVID-19 y las necesarias medidas de contención adoptadas están provocando una grave perturbación para la economía española, que afecta a las empresas y a los hogares.

En este contexto, las autoridades fiscales, monetarias y prudenciales, a nivel doméstico e internacional, están adoptando una amplia batería de medidas para mitigar tanto su impacto a corto plazo como su persistencia en el tiempo. En particular, uno de los objetivos de las medidas macro y microprudenciales es facilitar que las entidades de crédito continúen prestando apoyo financiero a las empresas y hogares afectados negativamente por esta situación excepcional.

El Banco de España hizo público el 20 de abril un informe con sus primeras previsiones sobre el impacto de la crisis derivada del COVID-19 en la economía española por el que estima retrocesos del PIB español sin precedentes en la historia reciente, con una caída del PIB de hasta el 13,6%, un déficit de entre el 7% y el 11%, y un repunte de la tasa de paro que se dispararía hasta el 21,7%, lo que va más allá de las estimaciones de impacto máximo realizadas por el FMI. 

En el informe “Escenarios macroeconómicos de referencia para la economía española tras el COVID-19”, el banco emisor estima además en 4,6 millones los afectados por ERTE o cese de actividad, con un coste de 6.000 millones.


Será pues de mucho interés para los diputados escuchar al Gobernador.
Con la tecnología de Blogger.