Entrevista no diario "La Región"

Publica hoxe o diario “La Región” unha entrevista que onte me fixo o xornalista Gonzalo Gay, que incorpora o seguinte titular: “O importante gasto social obríganos a priorizar proxectos de investimento”
Sintetiza así a miña reflexión de que a primeira prioridade da Administración Xeral do Estado é a creación de emprego, reducir o déficit público e manter o Estado do Benestar, o que implica dedicar inxentes recursos ao gasto social. Un gasto que superou en 2016 por primeira vez os 300.000 millóns de euros o que supuxo 4.789 millóns de euros máis que o rexistrado en 2011. E que se ve agravado polo reto demográfico do noso país, que xa gasta en pensións 40.000 millóns de euros máis que antes do inicio da crise mentres que a recadación está 20.000 millóns por baixo.
Estas son as preguntas e respostas da entrevista:
- Durante 2016 se ha producido un brusco descenso de la licitación de obra pública en Ourense

Es un hecho objetivo que 2016 no ha sido un buen año en cuanto a obra pública. El Estado ha tenido muchas dificultades relacionadas con el hecho de estar en funciones 315 días, prácticamente un año. Además, tuvimos que negociar con Bruselas para evitar una multa de cerca de 2.000 millones de euros por incumplir el déficit de 2015 y eso implicó adelantar el cierre contable presupuestario al 20 de julio, casi cuatro meses antes de lo normal, lo que afectó a las licitaciones de obra. Objetivamente, la legislatura pasada tuvo un problema de ejecución, pero fue un año excepcional.
Ahora el Gobierno ya no está en funciones y hay una deuda con Ourense en infraestructuras.

Galicia y Ourense tienen una serie de proyectos en materia de infraestructuras que se tienen que materializar en el año 2017 y en los años siguientes. Bien es cierto que los proyectos en los que están embarcados Ourense y Galicia son de largo recorrido. Si nos vamos a la alta velocidad, hay que decir que el ministro de Fomento ya manifestó en diciembre su compromiso con este proyecto y que llegará a Ourense a través del tramo entre Taboadela y la ciudad.
Pero no estará en 2018.
Sin embargo, en el año 2016, pese a los problemas, se hicieron avances en obras muy importantes del acceso de la alta velocidad a Galicia. El 17 de febrero de 2016 concluía la perforación del túnel de O Corgo, de 8,5 kilómetros de longitud. El 22 de abril el Consejo de Ministros aprobaba 19 millones de euros para obras en el tramo Vilariño-Campobecerros, para consolidar la excavación del túnel de Bolaños. El 23 de mayo se informaba que ese dinero permitía retomar las obras en ese túnel de 6,7 kilómetros. Y el 17 de diciembre se licitaba el contrato de obras del intercambiador de ancho de vía de Lobeznos, en Pedralba de la Pradería, que es algo muy importante porque ya se sabe que donde debemos concentrar la mayor parte de nuestros recursos presupuestarios es precisamente en este tramo entre Zamora y Pedralba de la Pradería, porque en el momento en que consigamos eso le quitaremos otros 30 o 35 minutos al tiempo de conexión con Madrid. También debemos ir dando los pasos para, dentro del tramo Taboadela-Ourense, licitar este año alguno de los subtramos que incluye.
En este proyecto hay muchos aspectos a tratar: estación intermodal, variante exterior...
Efectivamente, pero aquí lo importante es que los ciudadanos se beneficien de esta infraestructura. Yo acabo de disponer de los datos que me dio Renfe de viajeros entre Ourense y Madrid y en 2016 Renfe transportó más de 236.000 viajeros, lo que es un incremento del 67,2% respecto a 2015. Esta cifra nos mueve al compromiso de seguir trabajando. Y otro dato, en el corredor Avant, entre Ourense, Santiago y A Coruña, viajaron 653.000 personas en 2016, un incremento cercano al 47% respecto al 2015. Es el mejor aval para defender esa conexión con la meseta vía ferrocarril de alta velocidad.
¿Qué puede decir de la estación intermodal?
Está trabajando el equipo de Cabanelas y Foster en la redacción del proyecto, adaptándolo a las necesidades económicas y de la ciudad. Se está produciendo un diálogo periódico entre las administraciones. También se está trabajando en el proyecto de la estación de autobuses con 300 plazas adaptada a la estación intermodal, para cuya ejecución ya se postulan tres empresas, y yo confío en que en este año en el que estamos se produzcan avances importantes en esta materia y que Ourense tenga una estación digna y la integración ferroviaria que la ciudad merece.

¿Y sobre plazos?
Este martes hay una reunión entre el presidente de la Xunta y el ministro de Fomento en la que seguramente se hablará de este tema. El ministro De la Serna ya dijo que cuando conociera como avanzaban los desbloqueos de los tramos que se encontraban con problemas definirían un nuevo cronograma.
Dejando de lado el tren, ¿cómo está la variante norte de Ourense?

Estamos trabajando en el tramo Eirasvedras-Quintela, de 1,7 kilómetros, que está en paralelo a la N-120. Está pendiente de la aprobación definitiva, información pública y definición de trazado, se están estudiando las alegaciones presentadas por el Concello de Ourense y esperamos que este año se pueda impulsar de manera definitiva, porque una vez rematado este tramo es cuando se puede pensar en dedicar parte de la N-120 a bulevar termal.

Otra de las reclamaciones prioritarias para la provincia es la A-76.

Sí, es un proyecto que ha avanzado pero tiene que hacerlo más. En estos momentos hay dos tramos que tienen sus proyectos ya redactados, el de Villamartín de la Abadía-Requejo, de 7,6 kilómetros, y el tramo A Veiga de Cascallá-O Barco, de 8,4 kilómetros; ambos proyectos están pendientes de que este año, confío que en el primer semestre, sean sometidos a información pública para que puedan ser objeto de alegaciones, se apruebe su proyecto de trazado y podamos pensar ya en licitar alguno de estos tramos a final de año. Por otra parte, está el tramo fronterizo entre Requejo y A Veiga de Cascallá, de 10,7 kilómetros, de enorme complejidad técnica, que está a la espera de adjudicación de la redacción del proyecto a una empresa.
¿Y con respecto a la autovía entre Ourense y Lugo?

Es un proyecto que se frenó en 2010 con la llegada de la crisis y se retomó en 2015, cuando se consignaron cinco millones para reanudar las obras en el tramo A Barrela-San Martiño y otros seis millones el pasado año, y se continúa avanzando, pero dentro de las posibilidades presupuestarias. Hay que recordar que hay un importante gasto social y los ministerios inversores debemos priorizar proyectos.
¿Cuáles son esos proyectos prioritarios?
El tramo Zamora-Pedralba de la Pradería porque es el que posibilitaría que de una manera efectiva y en un plazo próximo se redujera otros 35 minutos la conexión con Madrid. Y también hay que dar los pasos necesarios para avanzar en infraestructuras como la A-76, la A-52 o las circunvalaciones de Ourense y O Barco, en la medida que las posibilidades presupuestarias lo permitan.
Si desexa facer algún comentario poder enviar un correo a celso.delgado@congreso.es 
Recibirá resposta
 


Con la tecnología de Blogger.