En la Festividad de Nuestra Señora de la Merced en el Centro Penitenciario de Pereiro de Aguiar

Asisto ayer por la mañana en el Centro Penitenciario de Pereiro de Aguiar, al acto de conmemoración de Nuestra señora de la Merced, Patrona de las Instituciónes penitenciarias.

Comenzaron los actos con la Santa Misa que presidió e oblispo diocesano, Don Leonardo Lemos Montanet.

Intervino en primer lugar el  director Luis González Crego que valoró la profesionalidad de todos los que componen la plantilla de este Centro y que hacen que  sus distintas áreas funcionen adecuadamente, de modo que se cumpla su doble función de custodia y vigilancia de los internos que alberga, y de reeducación  y reinserción social de los mismos con la mayor eficacia, respetando sus garantías jurídicas y humanas.

Expresó la voluntad de que “la condena no sea para el que la sufre ,una separación traumática de la sociedad, sino un nexo constante con ésta utilizando la reeducación como instrumento de erradicación de comportamientos aprendidos,  procurando en la medida de lo posible desarrollar  en el reo  una actitud de respeto a sí mismo y hacia los demás, con la finalidad de hacer del interno una persona con la intención y capacidad  de vivir respetando la ley penal  como paso previo a su plena integración en la sociedad”

Hizo un reconocimiento a la inestimable ayuda  de un buen número  de voluntarios, asociaciones, instituciones, entidades, fundaciones, ONGs, que colaboran  estrechamente con el Centro.

Y dio cuenta de que durante el presente año, en el Centro  se están realizando una serie de actuaciones importantes incluidas en el Plan de amortización y creación de Establecimientos penitenciarios, reformas de instalaciones que avanzan a buen ritmo, y que una vez terminadas, contribuirán sin duda a mejorar las condiciones de habitabilidad, seguridad y salubridad del mismo.

Fue luego el turno del Subdelegado del Gobierno en Ourense, Roberto Castro que como en él es habitual pronunció un brillante discurso, en el que la inspiración vino en esta ocasión del Espíritu Olímpico” que  trata de crear un estilo de vida basado en la alegría del esfuerzo, en el valor educativo del buen ejemplo y en el respeto universal de los principios éticos fundamentales.

Citó a Pierre de Frédy, más conocido como el barón Pierre de Coubertin,  pedagogo e historiador francés, fundador de los Juegos Olímpicos modernos y creador del COI. Y dijo como  testimonio de convicción y de fe para iniciar esta intervención; «lo mejor que tienen los sueños es que  pueden hacerse realidad».
Habló Castro de unir voluntades y esfuerzos en aras a un proyecto colectivo común, que se engrandece a través de las particularidades de cada territorio, para hacer más fuerte y valioso el conjunto.

Valoró del Centro Penitenciario de Pereiro su “ejemplo reconocido y paradigmático en el establecimiento de mecanismos que propician la aparición de nuevas oportunidades, que cuajen en  nuevas vidas enderezadas e integradas, tras las políticas de rehabilitación”

Añadiendo que “es nuestra obligación seguir contribuyendo a su mantenimiento y estar atentos a nuevos proyectos renovadores que ahonden en esta finalidad, pues así lo reconoce la Constitución Española y el Código Penal. Edificar todos los resortes de la superación en aras a la igualdad, sé que no es una tarea fácil. Necesita de la complicidad de todos los estamentos sociales; y esta connivencia se entiende desde la implicación y la responsabilidad que cada uno de nosotros estemos dispuestos a asumir.  Asumamos pues el reto competencial y de fidelidad a los valores de bienestar de las personas que nos han hecho más humanos y si cabe mejores; reto que debe albergar también sentimientos y emociones. Y por supuesto agradecimiento; al personal del centro, a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, al estamento Judicial, a todas las Administraciones, a las Asociaciones y ONG,s y a los medios de comunicación.”

Señaló que  “los verdaderos protagonistas del día de hoy, Nuestra Señora de la Merced,  son las internas e internos y sus familias que, privados de libertad, se esfuerzan a diario en los diferentes e innovadores programas de rehabilitación de este centro, para recuperar su libertad y consolidar su integración en la sociedad.  

A ellos me dirijo con respeto, lealtad e incumbencia; me dirijo también con esperanza y optimismo, porque tengo por cierta su implicación en la aceptación de los hechos, el conocimiento de las dificultades y la pretensión de superar las barreras con las que la vida nos tienta y a veces nos hace siervos y no pocas veces esclavos. No estoy dispuesto a abdicar ante la desidia y el conformismo; creo en las personas, en todas las personas y decididamente en un futuro mejor para todas ellas. Por eso creo en la idea primera y la última finalidad del Espíritu Olímpico que exalta y une, en un conjunto equilibrado, las cualidades del cuerpo, de la mente y de la voluntad.”

Finalizó dando “animo a todos y a todas a ese esfuerzo de superación, para alcanzar los objetivos deseados, que no son otros que la reintegración en la vida social, base de la convivencia.

A continuación, como todos los años, tuvo lugar el tradicional reconocimiento, mediante la concesión de una Mención especial a alguna entidad, institución o persona por su trabajo, compromiso, dedicación y colaboración con Pereiro.

Este año fueron para Don David Llorente Rey, Jefe  Provincial de tráfico por su cercanía, estrecha colaboración y apoyo al Centro Penitenciario, facilitando los trámites necesarios para  que los internos puedan realizar los exámenes para la obtención del permiso de conducir estando en prisión, y por su permanente colaboración con el servicio de gestión de penas  y medidas alternativas para dar ejecución a las mismas.

Y para Don Manuel Pérez González, Capellán de este Centro,  por prestar durante su dilatada trayectoria, acompañamiento espiritual y asistencial a todos los internos que así lo  precisan, y por colaborar realizando visitas a internos hospitalizados y/o facilitando  acogida a los mismos durante el disfrute de  los permisos de salida o  de la libertad condicional.

Si desexa facer algún comentario poder enviar un correo celso.delgado@congreso.es
Recibirá resposta
Con la tecnología de Blogger.