Sobre la generación de energía distribuida


Ayer por la tarde en el Pleno del Congreso de los Diputados fue aprobada, por unanimidad, una Proposición no de Ley del Grupo Parlamentario Socialista relativa a la generación de energía distribuida. La iniciativa salió adelante en los términos de una enmienda transaccional pactada entre el grupo proponente y los grupos parlamentarios Popular en el Congreso y Catalán (Convergència i Unió).

En este debate intervine posicionando al Grupo Parlamentario Popular.

El texto aprobado por el Congreso de los Diputados insta al Gobierno, conjuntamente con las comunidades autónomas, a fomentar la generación eléctrica distribuida mediante la instalación de equipos de generación eléctrica de pequeña potencia, en puntos vinculados a puntos de consumo, especialmente mediante la conexión en baja tensión.

También  se solicita al Ejecutivo que favorezca la implantación de instalaciones de pequeño tamaño en entornos urbanos, semi-urbanos, industriales y agrícolas, mediante la adaptación de las reglamentaciones existentes para maximizar su integración y la simplificación de los trámites administrativos, en el ámbito de sus respectivas competencias. Asimismo, se pide que se establezcan los mecanismos económicos adecuados para incentivar las instalaciones de generación eléctrica distribuida.

Con el fin de facilitar la incorporación a la red eléctrica de los excedentes puntuales de las instalaciones de generación eléctrica para autoconsumo, se pide que se establezca un sistema de facturación y compensación de los saldos netos entre la energía eléctrica vertida a la red por la instalación de generación y la energía eléctrica consumida, en las condiciones y periodos horarios que reglamentariamente se determinen, denominado de balance neto.

Se  requiere una mejora por parte del Ejecutivo del desarrollo técnico y reglamentario relativo al concepto de redes eléctricas inteligentes, necesario para el avance de la generación eléctrica distribuida.

Finalmente, se pide al Gobierno un impulso de aquellas reglas y mecanismos transparentes que regulen con seguridad jurídica las inversiones en instalaciones de generación eléctrica distribuida.

A continuación reseño mi intervención:

“El señor DELGADO ARCE: Señor presidente, señorías, todos los analistas políticos dicen que estamos en la recta final de la legislatura y en la calle se habla con profusión de elecciones anticipadas, y hoy en el Congreso el grupo parlamentario que apoya y sostiene a un Gobierno absolutamente desgastado y cuestionado nos trae una proposición no de ley sobre una cuestión energética de interés.


De interés, sí, pero, sin duda, menor. Los socialistas no nos proponen un debate en serio sobre cuestiones energéticas de primer nivel, como podrían ser, entre otras, el precio de la luz. Interesaría más a los españoles que debatiéramos sobre por qué tenemos una energía cara y sobre por qué nuestras empresas no pueden competir con éxito, lastradas por el coste de la factura de la energía.


Recordemos que para los consumidores industriales España es el séptimo país más caro dentro del conjunto de la Unión Europea a veintisiete, y que para los domésticos somos los cuartos más caros.


También podríamos estar debatiendo hoy sobre nuestro insostenible déficit tarifario, que no cubre los costes reconocidos del sistema y que estamos pagando todos los españoles a través de más impuestos y de más subidas de la luz. Una deuda acumulada que está en 25.000 millones de euros, de los cuales, 1.500 se generaron hasta el año 2003, y el resto a partir de 2004, es decir, en la etapa del Gobierno socialista.


Tampoco han querido traer aquí el debate sobre la independencia de la Comisión Nacional de la Energía y por qué han trasladado directamente a miembros del Gobierno, a las personas que han establecido y elaborado esa política desde el Gobierno a este organismo regulador, lo que no garantiza, en absoluto, su necesaria independencia.


Señorías, tendríamos que estar debatiendo hoy aquí la reforma integral del sector que revise, de arriba abajo, las premisas sobre las cuales se ha hecho la política energética de España. Pero lo cierto es que estamos nuevamente hablando de un tema interesante, eso sí, pero menor, como fue también en el inicio de la legislatura el tema de las bombillas de bajo consumo que protagonizó la agenda de la primera parte de esta legislatura.


Pues bien, hablemos de la PNL. Reconocemos que la generación distribuida es una buena herramienta para conseguir el objetivo del incremento de la eficiencia y de la disminución de la intensidad energética. Contribuye a disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero, pues reduce las pérdidas de energía en transporte y distribución y acelera la integración masiva de las energías renovables.


También incrementa la seguridad y la calidad de suministro y la capacidad de transmisión del sistema. Por todo ello, nuestro grupo apoya de manera proactiva —aunque no incondicional— el objetivo básico que persigue esta PNL, que es fomentar el desarrollo de la generación distribuida en España.


Y es que una vez más tenemos la certeza de que desde el Gobierno y desde el Grupo Parlamentario Socialista se actúa de una manera compartimentada. Si no, ¿cómo es posible que lo que conocemos del anteproyecto de ley de eficiencia energéticay energías renovables pase prácticamente de puntillas por este asunto?


Señorías, realmente nos sentimos decepcionados por la tibieza del texto de la PNL que nos presenta el Grupo Socialista. Por ello, para darle más fuerza y contenido, hemos presentado una enmienda que plantea dos cuestiones.


La primera, sustituir el punto 3 para establecer incentivos a la eficiencia y a la innovación facilitando el acceso a la financiación para que resulte atractiva la inversión en proyectos de generación eléctrica distribuida.


Y, por otra parte, adicionar un nuevo punto 5 que reclama desarrollar reglas y mecanismos transparentes que regulen con seguridad jurídica las inversiones en instalaciones de generación eléctrica distribuida con una rentabilidad razonable a lo largo de un determinado periodo.


Es un hecho irrefutable que la regulación y los mecanismos actuales no ofrecen incentivos claros para fomentar la inversión en generación distribuida. Debemos hoy recordar cómo el Gobierno socialista con sus vaivenes reguladores generó por sí solo en lo que respecta, por ejemplo, al sector fotovoltaico, unos problemas cuyas consecuencias excedieron el debate energético, alcanzando al ámbito financiero y económico y, en resumen, incidiendo negativamente sobre la credibilidad de nuestra economía y su competitividad.


Por ejemplo, en 2010 España vio caer como destino de inversión renovable del segundo al octavo lugar y además perdió su liderazgo solar.


Señorías, rechazamos la ambigüedad de un Gobierno que utiliza la improvisación como motor de su política energética y una vez más denunciamos su falta de criterio en relación con la manera de fomentar las energías renovables y no quisiéramos, sinceramente, que pasara lo mismo con la energía distribuida.


Por eso, le pedimos que acepte nuestra enmienda; ya ha manifestado que la aceptará en parte. Nosotros pensamos que con esa aportación el texto tendrá más contundencia, estará más reforzado y entonces sí recibirá nuestro apoyo.


Señora presidenta, muchas gracias."



http://www.congreso.es/public_oficiales/L9/CONG/DS/PL/PL_251.PDF



http://www.expansion.com/agencia/efe/2011/06/14/16245643.html

http://www.europapress.es/nacional/noticia-economia-energia-congreso-pide-incentivos-economicos-generacion-electrica-distribuida-20110614205257.html


Con la tecnología de Blogger.