Debate sobre diplomacia económica


Ayer debatimos en el Pleno del Congreso una Proposición no de Ley del Grupo Parlamentario Socialista por la que se insta al Gobierno a la puesta en marcha de medidas de fomento y apoyo que promuevan la diplomacia económica.

Intervine en nombre de mi Grupo y esta fue mi intervención, que tuve que hacer en cinco breves minutos, y que aparece recogida en el Diario de Sesiones.

“ Señor presidente, señorías, el Grupo Parlamentario Socialista presenta una proposición no de ley y lo hace después de que prácticamente hayan vencido tres años de la presente legislatura y por lo tanto en su recta final.

Y cabe preguntarse: ¿Es necesaria esta iniciativa de impulso?

Realmente no. Lo que es necesario es que el Gobierno del señor Zapatero y del señor Sebastián cumpla anteriores resoluciones aprobadas esta misma legislatura por el Congreso y que son mucho más completas y ambiciosas; por ejemplo, la aprobada por unanimidad el 25 de marzo de 2009 por la Comisión de Industria, Turismo y Comercio, como consecuencia del informe sobre internacionalización de la economía española.

Se trata nuevamente de una iniciativa efectista al puro estilo Zapatero, para disimular, eso sí, bajo un rimbombante rótulo, el de la diplomacia económica. Señorías, la mejor diplomacia es aquella que tiene un buen producto que vender, lo que no se puede decir que sea el caso de la economía española, que sigue sin despejar las dudas sobre su capacidad de crecimiento y de generar empleo.

Las previsiones sobre nuestra economía son las peores de las grandes economías europeas y de las economías avanzadas, lastradas por una tasa de paro insostenible y por la necesidad de un ajuste fiscal sin precedentes que afectará a la capacidad de crecimiento. Los recelos que genera la situación económica en España son consecuencia de la desastrosa gestión económica del Gobierno socialista, que ha exacerbado los efectos de la crisis y que está siendo un lastre para el sector empresarial.

Por todo ello, la diplomacia española, en lugar de dedicar sus esfuerzos y recursos a velar por los intereses de las empresas españolas, se ha tenido que dedicar a salir en defensa de una acción de gobierno indefendible y a dedicar sus esfuerzos a tranquilizar a unos inversores cada vez más suspicaces y preocupados por el devenir de sus intereses en España. El propio Gobierno ha tenido que salir en busca de financiación exterior para solucionar los problemas que él mismo había causado. La desconfianza que genera el Gobierno español y su falta de credibilidad perjudica a la imagen de las empresas españolas en los mercados exteriores.

Pues bien, nuestro grupo parlamentario ha presentado una enmienda con cuatro apartados.

En primer lugar, consideramos que existen varios pilares fundamentales para la mejora de la competividad en España y uno de ellos es la proyección internacional, que se tiene que realizar en los ámbitos políticos, culturales y económicos, y en el contexto actual de crisis el económico resulta crucial. Por ello pedimos al Gobierno que desarrolle una estrategia de política exterior económica que estructure y coordine las políticas existentes en este ámbito y que incluya todas las medidas propuestas en esta PNL así como otras que permitan mejorar el impacto de dicha estrategia; además, que incluya a todos los actores que forman parte de la política económica. Continuar con medidas de forma aislada producirá un gasto ineficiente e ineficaz y, si de verdad se pretende promover una diplomacia económica, lo primero que tenemos que hacer es plantear esta diplomacia de una forma estratégica.

Señorías, también se alude en la PNL a las cámaras de comercio. Las cámaras de comercio, además del plan cameral de promoción de las exportaciones y del plan PIPE, han desarrollado tradicionalmente acciones de diplomacia económica, como los comités bilaterales, las misiones comerciales y la participación y organización de ferias y exposiciones en el exterior.

Son la institución no perteneciente a la Administración pública que más recursos dedica a promover las exportaciones y la internacionalización de las empresas, especialmente de las pymes. A día de hoy un tercio de la totalidad de los ingresos de las cámaras se dedica a estos fines y más de 110 millones de euros al año se dedican por ellas a la internacionalización. A pesar de esta eficaz labor, el Gobierno socialista tomó la decisión de aprobar el Real Decreto-ley 13/2010, de 3 de diciembre, que pone en serio peligro la continuidad de la acción exterior de las cámaras, eliminando el recurso cameral permanente.

Es obvio que el Gobierno debe tener un plan B que permita a las cámaras cumplir los objetivos que acabo de mencionar sin hacer recaer los costes directos de estos servicios en las propias pymes. Por ello pedimos que se inste al Gobierno a presentar al Congreso una propuesta de colaboración, vía encomiendas de gestión, convenios u otras fórmulas, que contemplen esta nueva situación derivada del citado real decreto y estos convenios con las cámaras de comercio como instituciones dedicadas a la internacionalización de las empresas españolas, especialmente de la pymes.

Aludimos asimismo en nuestra enmienda a la necesidad de mejorar la competitividad y por eso pedimos que se desarrolle una estrategia de competitividad a largo plazo, que incluya la elaboración de planes anuales que fijen los objetivos y las actuaciones en esta materia, así como informes trimestrales, que deberán ser debatidos en el seno de la Comisión delegada del Gobierno para asuntos económicos. Además, que en estos planes se garantice un mínimo de recursos para las políticas de internacionalización, porque la competitividad en nuestro país ha empeorado. Al cierre de 2010, el peso de España en el comercio mundial descendió un 11,5 por ciento respecto a 2009.

Finalmente, señorías, nos llama poderosamente la atención que en la proposición no de ley del Grupo Socialista no se aluda al ICEX, un organismo que, por otra parte, año tras año ve reducido su presupuesto. Por eso pedimos al Gobierno que presente al Congreso una propuesta de reforma del ICEX como organismo público especializado en el apoyo a la internacionalización e incremento de la competitividad de las empresas, especialmente de las pymes, y que incluya un sistema de coordinación con todos los actores que intervienen en la política exterior económica; una auténtica reforma del ICEX que haga a la empresa protagonista, que optimice sus recursos económicos y humanos especializados, que refuerce los planes de empresa, que evolucione sus servicios de información hacia unos servicios de inteligencia económica y competitiva y que realice una evaluación independiente y global, no solo contando actividades sino de verdad los resultados que se consigan.

Esperamos, señorías, que estas razonadas enmiendas tengan cabida en el texto del grupo proponente.
Muchas gracias, señora presidenta."

Pese a lo razonado de nuestra enmienda, el Grupo Socialista no las admitió, y finalmente no se incluyeron en la PNL que resultó aprobada poir el Pleno del Congreso.

https://intranet.congreso.es/public_oficiales/L9/CONG/DS/PL/PL_235.PDF


(Desde el minuto 01:40:30 al  01:46:38)
Con la tecnología de Blogger.