Su Majestad El Rey: "el Estado de Derecho implica que la función de los Jueces, juzgando y haciendo ejecutar lo juzgado, ha de estar guiada por la tutela de los principios constitucionales"


Hoy tuvo lugar en Barcelona un actor de especial trascendencia, en el que Su Majestad el Rey presidió el acto de entrega de Reales Despachos a los 65 nuevos jueces de la LXVII promoción de la Carrera Judicial, que está compuesta por 46 mujeres y 19 hombres, que en su mayoría comenzarán a ejercer su función jurisdiccional como titulares de Juzgados de Primera Instancia e Instrucción.

En su intervención el Rey agradeció el compromiso y manifestó que "gozáis del respaldo de todos nosotros para que vuestra actuación responda fielmente a las expectativas depositadas en la labor del Juez, como garantía última de los derechos y factor esencial para el respeto de la Ley, como expresión democrática de la voluntad de los ciudadanos" y les animó "a ejercer la función jurisdiccional con la gran dignidad que merece, con la ilusión que habéis demostrado al llegar hasta aquí y con un especial sentido del deber y de entrega en vuestros destinos. En su ejercicio, indispensable en nuestro Estado Social y Democrático de Derecho, siempre podréis contar con la confianza y apoyo de la Corona".
El  Rey recordó en su discurso que el “ejercicio de esta alta función se enmarca en la sujeción de Jueces y Magistrados a la Ley y al Derecho, como establece nuestra Constitución que, como norma fundamental de nuestro ordenamiento jurídico, siempre ha de guiar vuestras decisiones.
Efectivamente, el Estado de Derecho implica que la función de los Jueces, juzgando y haciendo ejecutar lo juzgado, ha de estar guiada por la tutela de los principios constitucionales, lo que os coloca en una posición clave en la sociedad como servidores públicos que salvaguardan y garantizan los derechos y libertades de todos los ciudadanos”.
Y añadió que “El Juez que forma la Escuela Judicial  es el que se recoge expresamente en la Constitución: independiente, inamovible, responsable y sometido únicamente al imperio de la ley. Firmemente comprometido con la tutela de los derechos e intereses de las personas, en especial de sus derechos fundamentales y libertades públicas, garante de la legalidad de la acción de los poderes públicos. Un Juez imbuido de los valores constitucionales que presiden nuestro ordenamiento jurídico.”


Si desexa facer algún comentario poder enviar un correo a celso.delgado@congreso.es 
Recibirá resposta.

Con la tecnología de Blogger.