Mariano Rajoy, investido presidente do Goberno

Hoxe vivimos outra histórica xornada no Congreso dos Deputados.

O candidato á Presidencia do Goberno, Mariano Rajoy, someteuse este sábado, 29 de outubro, á segunda votación de investidura, ao non obter na primeira a maioría absoluta que esixe a Constitución. A presidenta do Congreso, Ana Pastor, presidiu o Pleno desde ás 18:30 a terceira xornada desta sesión de investidura.

Mariano Rajoy pronunciou un discurso de investidura do que destaco os seguintes parágrafos:

“España necesita algo más que una simple investidura. Necesita un gobierno que esté en condiciones de gobernar. No de ser gobernado, sino de gobernar. No pido un cheque en blanco, como sus señorías saben. Me limito a reclamar un gobierno, que no es lo mismo”.

“Hoy no concluye esta historia, señorías. Hoy comienza. Hoy trazamos el camino del futuro. De ese futuro del que, la falta de mayoría, nos hace a todos responsables. A todos nos compete asegurar para España, no sólo el instrumento de gobierno que precisa, sino su capacidad, que es tanto como decir, su eficacia. El voto de investidura no es un descargo de responsabilidad. No es eso. Debe ser, sobre todo, un compromiso de futuro y un compromiso para todos”.

La política de cualquier gobierno sensato no admite más que un rumbo, y ha de marcarlo el gobierno. Está para eso y se le vota para eso. Va implícito en el gesto de votar, si es que estamos ante un gesto responsable. Todo el mundo es consciente de que no cabe gobernar con varios criterios a la vez, como no es posible gobernar con dos presupuestos simultáneos”.

Hemos sobrevivido a 300 días de gobierno «en funciones», pero no podríamos sobrevivir a un gobierno que no gobierne porque le faltaran apoyos o le sobraran obstáculos. El precio sería ruinoso”.

Votar responsablemente a favor de la investidura implica, pues, comprometerse a intentar construir, especialmente en aquellas materias que son trascendentales para el bienestar de los españoles. Materias que, por cierto, no tienen nada que ver con el color del gobierno, como ocurre con los compromisos europeos o la estabilidad presupuestaria”.

Ustedes y yo sabemos que no es razonable gobernar sin Presupuestos y todos debemos ser consecuentes. Carece de sentido proclamar que se va a facilitar que España tenga un gobierno si no se está dispuesto a dotarlo de su principal herramienta de trabajo”.

“Soy el principal interesado en que busquemos y alcancemos acuerdos. Estoy dispuesto a corregir todo lo que merezca corrección, a mejorar todo lo que sea mejorable y a ceder en todo lo que sea razonable; no escatimaré ni tiempo ni dedicación. Necesitamos un gobierno que gobierne y trabajaré cada día esa gobernabilidad.”

“Diálogo sí, todo. Pero no nos equivoquemos, señorías, ni pretendamos llevar las cosas más allá de lo que las circunstancias permiten. Hemos de negociar dentro de los límites que la realidad nos impone a todos, que no tienen nada que ver ni con el color del gobierno ni con su fortaleza o su debilidad. Los límites no varían”.

“A mí no me está permitido negociar la unidad de España, o la igualdad de los españoles. Tampoco incumplir nuestros compromisos con la UE; lo mismo que no me está permitido quebrar la estabilidad presupuestaria. Sería inútil pretender que estas materias se sometan a negociación. Ni lo puedo hacer yo, ni lo puede hacer nadie. Digo más: es responsabilidad de todos que no se sometan a discusión, que cumplamos las leyes, que respetemos las reglas y seamos leales a nuestros compromisos”.

“A todo esto añado que existe un límite que no depende más que de mí. Un límite que me impongo rápidamente. No pretendo acceder al gobierno para realizar cualquier clase de política. No estoy dispuesto a derribar lo construido. Se puede mejorar, sin duda, pero no puedo aceptar su demolición. Que nadie espere que yo contribuya a lesionar la recuperación económica y la creación de empleo. No haré ese daño a los españoles”.

“Entiendo perfectamente la situación sin precedentes en que nos encontramos, pero espero que entiendan ustedes también que no se sostiene dar paso a la investidura y desamparar al gobierno que resulte de ella”.

“No pido la luna, señorías: pido un gobierno previsible, lo cual significa que sus grandes líneas sean conocidas desde el principio, que anuncie de antemano lo que va a ocurrir y, especialmente, lo que no va a ocurrir, para que todo el mundo sepa a qué atenerse”.

“Solicito, señorías, un gobierno que no arruine las buenas perspectivas que nos ofrecen los próximos años. Porque nuestra primera finalidad debe ser consolidar lo obtenido, continuar mejorando, sostener el ritmo del empleo, aprovechar las oportunidades y no defraudar el crédito que todavía se nos otorga. Con ese propósito, solicito la confianza de la Cámara para el programa de gobierno que mi candidatura representa”.

Despois do candidato, tomaron a palabra, nesta orde, polo Grupo Socialista, Antonio Hernando; en nome de Unidos Podemos/En Comú Podem/En Marea Pablo Iglesias; en representación do Grupo Cidadáns, Albert Rivera; por Esquerra Republicana, Gabriel Rufián; e o portavoz do Grupo Vasco EAJ-PNV, Aitor Esteban.

A continuación fixérono os representantes das formacións integradas no Grupo Mixto: Francesc Homs - Partit Demòcrata Català; Joan Baldoví - Compromís; Oskar Matute - EH Bildu; Iñigo Alli - UPN; Isidro Martínez Oblanca - Foro; Ana Oramas - Coalición Canaria; e Pedro Quevedo- Nova Canarias. 

O último en subir á tribuna de oradores nesta ocasión foi o portavoz do Grupo Popular, Rafael Hernando. Despois, a presidenta do Congreso iniciou a votación que, como todas as de investidura, é pública por chamamento.

Mariano Rajoy foi investido presidente do Goberno co apoio de 170 deputados, o voto en contra de 111 e a abstención de 68. 

Obtida a maioría simple necesaria nesta segunda votación, a presidenta do Congreso comunicará o resultado a S.M. o Rey, Felipe VI, quen nomeará ao xefe do Executivo. 


Si desexa facer algún comentario poder enviar un correo celso.delgado@congreso.es
Recibirá resposta


Con la tecnología de Blogger.