Baixar impostos: "Qerer o poder"

Da sesión plenaria de hoxe pola mañá quero destacar a interpelación do deputado Sánchez Llibre do Grupo Parlamentario Catalán de Convergència i Unió, sobre a distribución entre administracións dos obxectivos de déficit para 2013 e a efectiva participación das comunidades autónomas no aumento neto de ingresos derivada do alza de impostos.

Respondeu o Ministro de Facenda e Administracións pública, Cristóbal Montoro.

O ministro na súa resposta fixo algunhas importantes afirmacións que desexo apuntar:

“Lo que estamos haciendo es reconocer que el déficit público nominal será superior -6,3% frente al 4,5%-, pero en un contexto económico peor, en términos de reconocimiento de la caída de la actividad económica, que será más aguda que la que yo mismo presenté a la Cámara en el mes de octubre en la defensa de los Presupuestos Generales del Estado para el año 2013”

“Lo que se corresponde con el reconocimiento de un escenario económico de caída de la actividad económica superior es que fundamentalmente la Seguridad Social empeorará sus cuentas -y lo hará de manera significativa- y también empeorará sus cuentas la parte de la Seguridad Social que se refiere al subsidio de desempleo. Por tanto, el margen entre el 4,5% inicial y el 6,3% prácticamente se corresponde con unas prestaciones públicas propias del Estado del bienestar que son de todos, que hoy están sustentadas en los presupuestos de la Administración General del Estado, pero cuando estamos haciendo esto estamos garantizando el pago de las pensiones en Cataluña, en Castilla y León, en Extremadura, en Canarias, en el País Vasco”

“Esto es lo que quiero trasladarles a todos ustedes en primer lugar. Por tanto, en el resto de los componentes no hay holguras por el cambio de déficit; lo digo también para las voces que insisten en que hay que bajar impuestos ya. Les aseguro que estaría encantado de proponer a la Cámara y a la sociedad española que bajemos impuestos ya, pero no hay margen en una recesión económica como la que estamos viviendo. Hay quienes añoramos -yo soy el primero- tiempos en los que yo traía bajadas de impuestos a la Cámara, pero eran tiempos en los que la economía crecía al 4% o al 3%. Este año formalmente vamos a caer el 1,4%. Estamos, por tanto, haciendo una política tributaria que no lleve a mayor déficit o incluso a no poder sufragar realmente el pago de prestaciones sociales básicas.

Esta es la cuenta. Las añoranzas melancólicas me las dejo para otro día, pero esta es la cuenta que tenemos que presentar al país y esas son las cuentas públicas que tenemos, yo les pido a todos que las expliquemos conjuntamente y que no lo haga solo el Gobierno. No es tan difícil explicarlo. En esta vida, en la vida política, hay una frontera entre el querer y el poder, eso nos pasa a todos; en la vida privada igual. Hay muchas cosas que querríamos hacer, pero no se pueden hacer. Se harán en el momento en que salgamos de esta crisis económica y, a partir de ahí, tendremos que hacer una distribución lo más racional posible de los objetivos entre administraciones públicas, pero reconociendo que el déficit de la Seguridad Social va a empeorar significativamente respecto de las previsiones iniciales”

“Cuando comenzamos esta legislatura lo que se veía de España es que tenía un modelo de Estado ingobernable en términos políticos, económicos y financieros, y hoy estamos discutiendo cuestiones importantes desde la seguridad y la fiabilidad que da la reducción del déficit público del conjunto de las autonomías, que está entre 1,7 y 1,8 frente al 3,3 en que cerró el año pasado. Igual que los ayuntamientos. Hoy podemos negociar nuevas fórmulas de reestructuración de nuestras corporaciones locales -una Administración, una competencia- con la seguridad y la fiabilidad que da el hecho de que la mayoría de los ayuntamientos en España están saneados presupuestaria y financieramente. Así se hacen las reformas”

“Hemos avanzado mucho. No pidamos ninguno que retrocedamos pidiendo más gasto o más déficit. La única salida de la crisis es la corrección del déficit público. Por eso decía antes que las comunidades autónomas que quedaron más lejos del objetivo del 1,5 deben reducir desde donde quedaron hacia el nuevo objetivo. Son las que más intensamente deben hacerlo porque es a las que más les conviene; les conviene a todos hacerlo, pero a ellas en particular. Les conviene a todos los españoles, a toda la sociedad española, porque eso es lo que hará que jueguen el papel vertebrador de España, el papel de cohesión económica y social de España que deben tener y el fundamento de que su capacidad de crecimiento, como es el caso de Cataluña, debe convertirla en un potente motor de salida, de solución a la crisis económica, que es lo que esperan los catalanes y los españoles.”

Si desexa comentar esta entrada, pode escribir un correo a celso.delgado@congreso.es

Recibirá resposta. Grazas.

Con la tecnología de Blogger.