En la reunión de la Red Parlamentaria Global de la OCDE

Asisto hoy en Paris a la reunión de la Red Parlamentaria Global de la OCDE

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico es una organización internacional cuya misión es diseñar políticas mejores para una vida mejor. Su objetivo es promover políticas que favorezcan la prosperidad, la igualdad, las oportunidades y el bienestar para todas las personas. Con el aval de casi 60 años de experiencia y conocimientos para preparar mejor el mundo de mañana.
           
La OCDE reconoce el papel crucial que desempeñan los parlamentarios por su influencia en la elaboración de políticas nacionales, regionales e internacionales. 

La Red Parlamentaria Global de la OCDE se creó en 2011 para favorecer un diálogo significativo entre los legisladores y los funcionarios parlamentarios sobre las buenas prácticas y la mejor manera de convertirlas en legislación.

La Red se reúne dos o tres veces al año en la sede de la OCDE de París y con carácter itinerante en la sede de un parlamento nacional. Se celebran también reuniones bilaterales de parlamentarios con expertos de la OCDE y delegaciones nacionales para abordar cuestiones claves.

En la sesión de hoy por la tarde dio la bienvenida a los 164 parlamentarios de todo el mundo, Anthony Gooch, Director de Asuntos Públicos y de Comunicación de la OCDE y presentó a los ponentes.

Intervino en primer lugar Fatih Birol, Director Ejecutivo de la Agencia Internacional de la Energía, que habló de las Perspectivas energéticas globales y su impacto en la seguridad energética y el desarrollo sostenible.

Y luego Young Tae Kim, Secretario General, del Foro Internacional de Transporte presentó que habló de las últimas innovaciones en materia de transporte para el desarrollo sostenible.

Finalizada su presentación, tome la palabra domo disertante en nombre de la delegación del Congreso de los Diputados.

Entre otras cosas dije:

¨ En España, apostamos por una estrategia de movilidad sostenible y conectada para luchar contra el cambio climático desde la movilidad y el transporte.

En mi país, el sector del transporte representa más del 40% del consumo final de energía. Es responsable del 27 % de las emisiones directas de gases de efecto invernadero.

Creemos en políticas de transporte integradas en su funcionamiento, centradas en los ciudadanos, eficaces, sostenibles y seguras, que garanticen la conectividad para todos y faciliten la circulación de personas y mercancías. 

Hace muchos años que en España invertimos en infraestructuras de transporte, contribuyendo de manera decisiva al desarrollo económico y a la cohesión territorial de nuestro país. Y ahora nos centramos en mantenerlos y optimizar el uso de nuestras redes de transporte.

Sin olvidar las redes de transporte de la Unión Europea que contribuyen a consolidar y mejorar la conectividad entre los países y las regiones del mundo. Esto es especialmente importante para España como gran potencia turística.

También hemos mejorado las redes ferroviarias de proximidad, que son medios de transporte absolutamente necesarios, especialmente en las aglomeraciones urbanas. En España, los trenes de proximidad y de media distancia transportaron en 2019 a 475,9 millones de pasajeros.

Desde hace varios años, es un objetivo de nuestros gobiernos contribuir, desde el sector del transporte, a la reducción de la huella de carbono. En los diferentes modos de transporte, reforzando el papel del ferrocarril de los transportes públicos, la eficiencia energética y, en particular, la promoción del uso del gas natural licuado tanto en el lado de la oferta como en el de la demanda, puesta a disposición de los buques para el suministro en el marco de su adaptación. 

Consideramos que los poderes públicos deben facilitar la aplicación de las innovaciones tecnológicas disponibles y transformar las infraestructuras en redes inteligentes y sostenibles, introduciendo innovaciones que tengan un impacto significativo en la política medioambiental de los transportes y para ayudar a generar nuevos modelos de movilidad ya solicitados por la sociedad.

En España trabajamos intensamente en la intermodalidad de todos los modos de transporte. Y también trabajamos en infraestructuras que facilitan los servicios de transporte, gracias a la gestión de las grandes bases de datos existentes sobre transporte (big data)que pueden ser una ayuda valiosa para gestionar más eficazmente tanto los tráficos actuales como los futuros.


Un ejemplo de ello es un reciente estudio piloto titulado “Estudio sobre la movilidad interprovincial de los viajeros que utilizan la tecnología Big Data”publicado en diciembre del año pasado como contenido significativo en los contenidos disponibles en el Observatorio de Transporte y Logística de España, utilizando BIG DATA para la detección cada vez más precisa, económico y rápido de la demanda de transporte y otros aspectos de la movilidad, de manera alternativa a la metodología clásica de las encuestas directas a los ciudadanos¨







Con la tecnología de Blogger.