Don Juan Carlos renuncia ao trono e abre o proceso sucesorio

Con enorme sorpresa coñecemos hoxe a trascendental decisión de S.M. O Rei Don Juan Carlos , de abdicar da Coroa de España. 

Estas foron as súas palabras:

 “Me acerco a todos vosotros esta mañana a través de este mensaje para transmitiros, con singular emoción, una importante decisión y las razones que me mueven a tomarla.

En mi proclamación como Rey, hace ya cerca de cuatro décadas, asumí el firme compromiso de servir a los intereses generales de España, con el afán de que llegaran a ser los ciudadanos los protagonistas de su propio destino y nuestra Nación una democracia moderna, plenamente integrada en Europa.

Me propuse encabezar entonces la ilusionante tarea nacional que permitió a los ciudadanos elegir a sus legítimos representantes y llevar a cabo esa gran y positiva transformación de España que tanto necesitábamos.

Hoy, cuando vuelvo atrás la mirada, no puedo sino sentir orgullo y gratitud hacia vosotros.

Orgullo, por lo mucho y bueno que entre todos hemos conseguido en estos años.

Y gratitud, por el apoyo que me habéis dado para hacer de mi reinado, iniciado en plena juventud y en momentos de grandes incertidumbres y dificultades, un largo período de paz, libertad, estabilidad y progreso.

Fiel al anhelo político de mi padre, el Conde de Barcelona, de quien heredé el legado histórico de la monarquía española, he querido ser Rey de todos los españoles. Me he sentido identificado y comprometido con vuestras aspiraciones, he gozado con vuestros éxitos y he sufrido cuando el dolor o la frustración os han embargado.

La larga y profunda crisis económica que padecemos ha dejado serias cicatrices en el tejido social pero también nos está señalando un camino de futuro cargado de esperanza.

Estos difíciles años nos han permitido hacer un balance autocrítico de nuestros errores y de nuestras limitaciones como sociedad.

Y, como contrapeso, también han reavivado la conciencia orgullosa de lo que hemos sabido y sabemos hacer y de lo que hemos sido y somos: una gran nación.

Todo ello ha despertado en nosotros un impulso de renovación, de superación, de corregir errores y abrir camino a un futuro decididamente mejor.

En la forja de ese futuro, una nueva generación reclama con justa causa el papel protagonista, el mismo que correspondió en una coyuntura crucial de nuestra historia a la generación a la que yo pertenezco.

Hoy merece pasar a la primera línea una generación más joven, con nuevas energías, decidida a emprender con determinación las transformaciones y reformas que la coyuntura actual está demandando y a afrontar con renovada intensidad y dedicación los desafíos del mañana.

Mi única ambición ha sido y seguirá siendo siempre contribuir a lograr el bienestar y el progreso en libertad de todos los españoles.

Quiero lo mejor para España, a la que he dedicado mi vida entera y a cuyo servicio he puesto todas mis capacidades, mi ilusión y mi trabajo.

Mi hijo Felipe, heredero de la Corona, encarna la estabilidad, que es seña de identidad de la institución monárquica.

Cuando el pasado enero cumplí setenta y seis años consideré llegado el momento de preparar en unos meses el relevo para dejar paso a quien se encuentra en inmejorables condiciones de asegurar esa estabilidad.

El Príncipe de Asturias tiene la madurez, la preparación y el sentido de la responsabilidad necesarios para asumir con plenas garantías la Jefatura del Estado y abrir una nueva etapa de esperanza en la que se combinen la experiencia adquirida y el impulso de una nueva generación. Contará para ello, estoy seguro, con el apoyo que siempre tendrá de la Princesa Letizia.

Por todo ello, guiado por el convencimiento de prestar el mejor servicio a los españoles y una vez recuperado tanto físicamente como en mi actividad institucional, he decidido poner fin a mi reinado y abdicar la Corona de España, de manera que por el Gobierno y las Cortes Generales se provea a la efectividad de la sucesión conforme a las previsiones constitucionales.

Así acabo de comunicárselo oficialmente esta mañana al Presidente del Gobierno.

Deseo expresar mi gratitud al pueblo español, a todas las personas que han encarnado los poderes y las instituciones del Estado durante mi reinado y a cuantos me han ayudado con generosidad y lealtad a cumplir mis funciones.
Y mi gratitud a la Reina, cuya colaboración y generoso apoyo no me han faltado nunca.

Guardo y guardaré siempre a España en lo más hondo de mi corazón."

Cito aquí tamén as palabras do presidente do Goberno Mariano Rajoy que se declarou convencido de que "os españois saberemos escribir esta nova páxina da nosa historia nun clima sereno, con tranquilidade e con agradecemento á figura da súa Maxestade O Rei". 

Á vez que eloxiou "á persoa que durante 39 anos encarnou o punto de encontro de todos os españois e o mellor símbolo da nosa convivencia en paz e en liberdade". Ademais, recordou que Don Juan Carlos foi o principal impulsor da democracia en canto accedeu ao trono e o seu baluarte cando a viu ameazada, ademais do "mellor portavoz e a mellor imaxe do Reino de España por todos os recunchos do mundo e un defensor infatigable dos nosos intereses en todo aquilo que puidese contribuír a mellorar o benestar dos españois". 

Rajoy tamén expresou a "máis firme confianza" no Príncipe de Asturias: "A súa preparación, o seu carácter e a ampla experiencia en asuntos públicos que foi adquirindo ao longo destes últimos vinte anos constitúen unha sólida garantía de que a súa desempeño como xefe de Estado estará á altura das expectativas máis esixentes". 



E termino citando a declaración institucional que en nome do Partido Popular fixo a Secretaria Xeral, Dolores de Cospedal:

“Hoxe é un día histórico e de agradecemento. De agradecemento de 47 millóns de españois cara á figura que mellor soubo defender ao noso país e os intereses de todos os españois durante os últimos 39 anos. A súa Majestad o Rei Don Juan Carlos é un claro referente máis aló do seu momento histórico.

A democracia española, o progreso da nosa nación nas últimas décadas, non se pode entender sen a figura de Don Juan Carlos. O Rei soubo selo de todos os españois, nunha España constitucional, e o referente tamén de todos os españois nun momento crave como foi a Transición e tamén despois: un xefe do Estado equilibrado, representativo e próximo, máis aló de crise económicas, sociais e de acontecementos de todo tipo.

Para iso, sempre contou coa inestimable axuda e apoio da sua Maxestade, a Raíña Doña Sofía.

Sempre, absolutamente sempre, o Rei Don Juan Carlos representou o necesario punto de encontro para que a convivencia de todos os españois fose posible.

Si España foi e é un dos países con maior desenvolvemento económico e social do mundo débese, nunha parte non pequena, á figura de Don Juan Carlos. Si somos hoxe o país que somos debémosllo en gran medida á capacidade de consenso, de diálogo e de responsabilidade que sempre encarnou o noso monarca.

A sua Maxestade o Rei Don Juan Carlos é moito máis que un personaxe histórico. Hoxe é moi complicado resumir nunhas poucas palabras a súa achega. Necesitaremos moito tempo para valorar realmente a súa contribución.

E desde o Partido Popular querémoslle dar as grazas por ser o noso Rei, o Rei de todos os españois sen excepción. Un agradecimiento profundo e sinceiro ao seu labor por España.

Como Secretaria Xeral do Partido Popular quero poñer de manifesto a lealtade do meu partido cara á Coroa, expresada tanto para A súa Maxestade o Rei como nestes momentos para o Príncipe herdeiro, Don Felipe.

Desde o Partido Popular queremos tamén destacar a absoluta normalidade no proceso sucesorio nun contexto de estabilidade institucional garantido pola nosa Constitución. Tras case 40 anos de democracia, o noso país demostrou ser o suficientemente maduro como para afrontar un proceso de sucesión con serenidade e con altura de miras na nosa Coroa.

Comezamos a escribir un novo tempo, que con toda seguridade será un digno herdeiro do protagonizado polo sua Maxestad o Rei.

O Rei Don Juan Carlos foi o Rei de todos os españois e estamos convencidos de que o seu fillo, o Príncipe de Asturias, tamén o será.

O Príncipe é a persoa máis preparada para asumir o enorme reto que supón sucederlle na Coroa. A súa preparación, o seu carácter, a ampla experiencia nos asuntos públicos, as súa calidades e o seu compromiso con España son unha clara garantía de que como xefe de Estado saberá estar á altura das necesidades do noso país.

E o reto é enorme, precisamente, por todo o que soubo construír ao longo de moitos anos o Rei Don Juan Carlos.

España hoxe, desde todos os seus recunchos, con admiración e respecto, dálle as grazas. Hoxe e sempre".

Si desexa facer algún comentario poder enviar un correo a celso.delgado@congreso.es 
Recibirá resposta


Con la tecnología de Blogger.