Aprobada no Congreso a Lei de Cámaras Oficiales de Comercio, Industria, Servicios y Navegación de España

Esta mañá tivemos o debate final da Lei de Cámaras Oficiais de Comercio, Industria, Servizos e Navegación, no que intervín.

 Estas foron as miñas palabras na tribuna:

"Señora presidenta, señorías, permítanme que salude en primer lugar al presidente del Consejo Superior de Cámaras, don Manuel Teruel, a su secretaria general y a su director general, que hoy nos acompañan.

Llegamos al trámite final de un proyecto de ley, de una iniciativa del Gobierno que fue presentada en esta casa el 5 de septiembre de 2013, que tiene por tanto ya un amplio recorrido parlamentario, que tuvo un amplísimo periodo de presentación de enmiendas, justamente en el ánimo de recibir las mayores y mejores aportaciones de todos los grupos, y que incluso llegó a tener un señalamiento de una Comisión el día 18 de diciembre de 2013, pero comoquiera que todavía no habíamos alcanzado aquellos consensos que creíamos buenos para las cámaras, a instancias de nuestro muy buen presidente de Comisión, don Santiago Lanzuela, decidimos parar el reloj y darnos un poco más de tiempo, hasta enero del año 2014, en el que, tras reuniones con el Gobierno y con los grupos parlamentarios, fuimos capaces de aunar posiciones.

Llegó el trámite en el Congreso de los Diputados. Ahí, de ciento veinticinco enmiendas al articulado, aceptamos íntegramente trece y transaccionamos cuarenta y cinco, es decir, casi el 50% de las iniciativas fueron acogidas. Yo quisiera resaltar de este proyecto que permanece la naturaleza de corporaciones de derecho público de las cámaras de comercio, que van a seguir ejerciendo funciones público-administrativas pero ampliadas nuevamente con contenidos. Se recupera el principio general de pertenencia de todas las empresas a las cámaras de comercio sin que de ello derive obligación económica alguna, porque solo siendo universales podrán defender mejor los intereses generales. Reforzamos con este texto el apoyo a las pequeñas y medianas empresas, el apoyo a su internacionalización y, sobre todo, el incremento de su competitividad. Resalto también el papel que las cámaras van a jugar, mucho mayor todavía, en la organización de la formación práctica en los centros de trabajo, incluidas las enseñanzas de formación profesional y formación dual.

Señorías, la ley prevé también que las cámaras de comercio van a poder participar en la gestión de los fondos de la Unión Europea dirigidos a la mejora de la competitividad de las empresas. En este sentido, me permito recordar que este lunes el propio ministro de Hacienda en Sevilla manifestó que para el periodo 2014-2020 las cámaras de comercio van a ser importantes como canalizadoras de los fondos de la Unión Europea para estos fines y que se consagrará su papel de organismo intermedio, lo que les abrirá vías de aportación, vías de financiación, pero sobre todo porque han demostrado ser gestoras muy eficaces de ese tipo de actuaciones.

Finalmente, señorías, el proyecto de ley -la ley que hoy aprobaremos- contempla muy claramente el reparto competencial. Respeta las competencias básicas del Estado en esa materia, pero por supuesto las autonómicas, puesto que las administraciones autonómicas son las tutelantes de la inmensa mayoría de las cámaras de comercio de España. Y no puedo dejar de mencionar la creación por esta ley de la cámara oficial de comercio, industria, servicios y navegación de España, que asume las competencias del actual consejo general y que va a ser el órgano de representación de todas las cámaras territoriales y de ejecución de dos importantísimos planes: el plan cameral de competitividad y el plan cameral de internacionalización.
Señorías, el trámite del Senado ha sido muy bueno; ha reportado grandes beneficios a esta ley y por ello digo aquí que el Senado ha demostrado ser eficaz, porque allí también ha habido un gran proceso de diálogo que permite que hoy traigamos aquí unas enmiendas que fueron respaldadas por 209 senadores, con solo 2 votos en contra y 12 abstenciones. Introducimos una referencia en el preámbulo de que el Ministerio de Hacienda se compromete a analizar los requisitos que deben cumplir las cámaras para que a las aportaciones que a ellas se realicen les resulte aplicable el régimen fiscal que vendrá de las entidades sin fines lucrativos, es decir, del mecenazgo. Hemos decidido, siendo sensibles a propuestas de otros grupos parlamentarios, mantener la referencia a la obligatoriedad de una cámara de comercio por provincia, porque uno de los grandes activos de las cámaras de comercio es la capilaridad de su red y respetando además las opiniones de todos. La provincia es un órgano constitucional que tiene una entidad que no solo hace que seamos diputados electos en circunscripciones provinciales, sino que representa y defiende unos intereses comunes que todos debemos compartir. Veo en todos los rosetones de estas columnas los escudos de cada una de las provincias de España. Yo digo que ser ourensano y ser gallego es mi manera y mi modo de ser español, y así lo piensan muchísimos en este paísFinalmente, señorías, también se establece un nuevo mecanismo de distribución de las aportaciones voluntarias que efectúen las empresas a la Cámara de Comercio de España para que así las empresas que tengan domicilio social en su demarcación reciban también unos mayores aportes.

Señorías, quiero aprovechar el trámite en esta tribuna para hacer una serie de agradecimientos. En primer lugar, al ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, y a su secretario de Estado, Jaime García-Legaz, porque tienen una vocación innegablemente política pero de consenso, de no creer que cuando traen aquí una ley es la única posible y la mejor, sino que son receptivos a escuchar a la sociedad civil y a escuchar a los parlamentarios, lo cual les agradezco; y por supuesto a los portavoces de los grupos parlamentarios. Ahí está el señor Caldera, que desarrolló un papel muy importante en las negociaciones en el Congreso de los Diputados -muchas gracias-, lo mismo que a su colega, el señor Lavilla, del  mismo grupo parlamentario, o el gran trabajo del señor Sánchez i Llibre, con el que hemos mantenido un gran diálogo para intentar delimitar bien las competencias que corresponden a cada administración, lo cual ha sido positivo. Todos compartimos el objetivo y se lo agradezco. Lo hago extensivo a don Pedro Azpiazu; a doña Teresa Jordà, con la que hemos llegado a algunos acuerdos en el Congreso; a la señora Oramas; a mis colegas coponentes, don Rogelio Araújo y don Javier Puente; por supuesto, además de al presidente de la Comisión de Economía, que no ha adoptado simplemente un papel presidencial sino que se ha implicado a fondo, a don Vicente Martínez-Pujalte, portavoz de Economía y persona muy vinculada a las cámaras de comercio, que ha sido la auténtica alma de la posición política de nuestro grupo parlamentario y, cómo no, a nuestra eficaz letrada doña Mónica Moreno, que siempre nos asesora.

Termino con unos mensajes. Primero, un mensaje a las empresas que integran las cámaras de comercio. Quiero decirles que fueron fundadas en su momento gracias a que en el siglo XIX muchos empresarios de entonces se comprometieron para defender los intereses generales de sus demarcaciones. Les pido hoy a las empresas españolas, grandes, pequeñas y medianas, que se comprometan con las cámaras, que participen en su vida organizativa y que realicen aportaciones voluntarias. Las cámaras de comercio solo existirán si existe compromiso de los empresarios. 

El otro mensaje va dirigido a los secretarios, a los directores y a los empleados de las cámaras de comercio. Las cámaras son corporaciones que prestan servicios eficientes y más eficientes tendrán que ser los que presten. Hoy, muchos de ellos, viven con preocupación su presente y su futuro. Conocemos su categoría y su profesionalidad, y estoy convencido de que serán los auténticos motores de las nuevas cámaras. 


Y, por supuesto, un mensaje a las administraciones públicas, a las locales, a las autonómicas y a la Administración General del Estado, deben comprometerse en apoyo a las cámaras de comercio, no solo porque realicen funciones público-administrativas, sino también porque están capacitadas para gestionar, conveniando con ellas, programas y porque desarrollan acciones que redundarán en beneficio del conjunto de la sociedad.


Concluyo ya, señorías. El próximo 9 de abril se van a cumplir nada menos que 128 años de un real decreto inspirado por un ministro santiagués, don Eugenio Montero Ríos, ministro de Fomento, y bajo la regencia de la reina doña María Cristina, por el que se creaban las Cámaras de Comercio, Industria y Navegación de España. Se valoraba en aquel momento como grandes activos de las cámaras su neutralidad política, la defensa de los intereses generales y la dedicación exclusiva al progreso y a la prosperidad de la nación. Hoy estamos no en el siglo XIX, sino en el siglo XXI y podemos disfrutar de unas cámaras de comercio que, con esta ley que hoy vamos a aprobar, se dotan de un instrumento jurídico que yo confío que contribuya a que 128 años después tengan todavía una existencia mucho más fructífera, que hayan contribuido mucho al progreso del conjunto de la nación y al beneficio de las empresas y del conjunto de los ciudadanos de este país. ¡Larga vida a las cámaras!

Muchas gracias, señora presidenta"


Se quere ver este debate pode premer neste link:






As votacións evidenciaron un masivo apoio dos deputados as enmendas incorporadas no Senado, froito do amplo consenso acadado.

Así que toda vez que o Pleno do Congreso acordou ratificar os cambios introducidos polo Senado a estas iniciativas, estes quedarán incorporados ao texto que se publique no Boletín Oficial do Estado (BOE) para entrar en vigor.


Recibirá resposta.


Con la tecnología de Blogger.